Gesto diocesano 13 de mayo

Gesto diocesano 13 de mayo

La diócesis de Vitoria ha preparado para el próximo 13 de mayo un Gesto Diocesano «Sé refugio – Zeu ere babes», que se llevará a cabo a las 19.00 de la tarde en la Plaza de la Virgen Blanca de Vitoria Gasteiz. Los coordinadores de este gesto explican que la finalidad del mismo es la manifestación de un posicionamiento público y claro como Iglesia, como diócesis, como cristianos/as y como ciudadanos/as. Puedes encontrar materiales de información y difusión.

Sé Refugio«Queremos denunciar la situación política que empeora aún más el drama de las personas que huyen de las guerras, la miseria y el hambre, pero no solo eso, queremos que sirva como una llamada a mover nuestras actitudes personales y compromisos hacia las personas migrantes, o refugiadas, que ya viven entre nosotros», explican.

Conscientes de que son muchos los ciudadanos y ciudadanas, organismos y plataformas los que ya trabajan en nuestra sociedad en pro de estos mismos valores , los organizadores desean sumar en esta misma línea: «Queremos sumarnos, como comunidad eclesial a las iniciativas que  trabajan  para conseguir el objetivo de ser una ciudad acogedora».

El momento elegido para realizar este gesto, ha sido también cuidadosamente pensado: «Para nosotros, celebrarlo el viernes anterior a Pentecostés, tiene un significado especial, así como hacerlo cuando estamos celebrando el Año de la Misericordia».

El Obispo de Vitoria ha dirigido una invitación a toda la comunidad diocesana en su primera carta pastoral:

«No podemos mirar a otro lado y la atención a los pobres se convierte en termómetro de nuestra autenticidad cristiana. Cáritas, Berakah, Misiones Diocesanas Vascas, Ali-Etxea, ONGs de congregaciones religiosas y otras realidades eclesiales están ahí permanentemente. Se hace más urgente  nuestra colaboración como ha ocurrido con ocasión del terremoto de Ecuador. 

Importancia especial tendrá el Gesto Diocesano «Sé refugio – Zeu ere babes» el viernes 13 de Mayo a las 19:00 en la Plaza de la Blanca. 60 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares para salvaguardar su vida y sus derechos. Todos, empezando por los gobiernos, corremos el riesgo, de quedarnos con los números. Pero como decía el Papa el pasado mes de abril en su visita a la isla griega de Lesbos: “no debemos olvidar que los emigrantes, los refugiados, antes que números son personas, son rostros, nombres, historias.”

seRefugio_apaisado

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies