Catequista con memoria, la memoria de Dios

«¿Quién es el catequista? Es el que custodia y alimenta la memoria de Dios; la custodia en sí mismo y sabe despertarla en los demás. Qué bello es esto: hacer memoria de Dios, como la Virgen María que, ante la obra maravillosa de Dios en su vida, no piensa en el honor, el prestigio, la riqueza, no se cierra en sí misma.»

Y Jorge M. Bergoglio continúa desgranando cómo María es memoria agradecida de Dios, de su obrar, de su fidelidad con ella y con su pueblo. En su canto –el Magníficat–, María recoge la memoria de su historia personal, la historia de Dios con ella, su propia experiencia de fe.

«El catequista es precisamente un cristiano que pone esta memoria al servicio del anuncio; no para exhibirse, no para hablar de sí mismo, sino para hablar de Dios, de su amor y su fidelidad.»

Jorge M. Bergoglio, Papa Francisco, Queridos catequistas.
Cartas, homilías y discursos. Ed. PPC, Madrid, 2013, p. 90.

Que María, la llena del Espíritu, nos ayude a transformar nuestra memoria en memoria agradecida de quien fue el primero en guardarnos en la memoria de su amor.

Memoria de mi historia, de la obra de Dios en mi vida

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies