Formación en el discernimiento espiritual

Para que toda la Iglesia reconozca la urgencia de la formación en el discernimiento espiritual, en el plano personal y comunitario.

Marzo 18: Formación en el discernimiento espiritual
Marzo 18: Formación en el discernimiento espiritual

Oración

Padre de bondad,
envía sobre cada uno de nosotros
tu Espíritu Santo, Espíritu de inteligencia y sabiduría,
que nos ayuda a mirar el presente con gratitud y el futuro con esperanza.
Ayúdanos a liberarnos del desánimo y de todo tipo de resistencias,
abriéndonos con coraje y creatividad
a lo que la Iglesia y el mundo más necesitan.
Hace crecer en nosotros el gusto y el deseo del discernimiento,
para que nuestras comunidades puedan ser lugares de intercambio y diálogo,
testigos de tu caridad y capaces de responder con generosidad
a lo que nos pedimos en cada momento.
Padre Nuestro…

Guía práctica:

  • Buscar a lo largo de este mes rezar los acontecimientos del presente, a nivel personal y de la propia comunidad, y discernir en ellos los modos como Dios quiere hablar: agradecer lo que va bien, por lo que da frutos … Evaluar lo que se siente necesario cambiar …
  • Pide la gracia de la libertad interior, cuestionando sin temor algunos tipos de afirmaciones que pueden bloquear un verdadero proceso de discernimiento, tales como: «siempre se ha hecho así» o «ya no vale la pena».
  • Organizar, en la propia comunidad o institución, un momento de oración y comparte sobre lo que el discernimiento puede traer de ideas para la acción apostólica en el futuro. ¿Qué pasos concretos pueden ser dados y qué continuidad se puede dar a estos procesos?

Intención de oración por la evangelización: Formación en el discernimiento espiritual

[…] El cristiano, explicó el Santo Padre, para vivir el momento sin dejarse engañar debe orientarse con la oración y el discernimiento. «Jesús reprendía a los que no sabían discernir el momento», añadió el Papa que luego hizo referencia a la parábola de la higuera (cf. Marcos 13, 28-29), donde Cristo reprende a quienes son capaces de intuir la llegada del verano al ver florecer la higuera y no saben, en cambio, reconocer los signos de este «momento, parte del tiempo de Dios».

He aquí para qué sirve el discernimiento, explicó: «para conocer los signos auténticos, para conocer el camino que debemos seguir en este momento». La oración, prosiguió el Pontífice, es necesaria para vivir bien este momento.

En cambio, en lo que respecta al tiempo, «del cual sólo el Señor es dueño», nosotros —reafirmó el Pontífice— no podemos hacer nada. No existe, en efecto, una virtud humana que pueda servir para ejercitar algún poder sobre el tiempo. La única virtud posible para contemplar el tiempo «la debe regalar el Señor: es la esperanza».

Oración y discernimiento para el momento; esperanza para el tiempo: «de esta manera, el cristiano se mueve por este camino del momento, con la oración y el discernimiento. Pero deja el tiempo a la esperanza. El cristiano sabe esperar al Señor en cada momento; pero espera en el Señor al final de los tiempos. Hombre y mujer de momentos y de tiempo, de oración y discernimiento y de esperanza».

La invocación final del Papa ha sido: «Que el Señor nos dé la gracia de caminar con sabiduría. También ésta es un don: la sabiduría que en el momento nos conduce a orar y a discernir; y en el tiempo, que es mensajero de Dios, nos hace vivir con esperanza».

MISAS MATUTINAS
Francisco
26 de noviembre de 2013

Ver el texto completo:

http://w2.vatican.va/content/francesco/es/cotidie/2013/documents/papa-francesco_20131126_tiempo.html

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies