La catequesis, ¿solo iniciación cristiana?

«Desde el primer instante la Iglesia ha llamado catecúmenos a los conversos que, habiendo conocido a Jesucristo y deslumbrados por su Palabra, han comenzado un proceso de iniciación cristiana para poder un día recibir los sacramentos de la iniciación: el bautismo, la confirmación y por primera vez la eucaristía. A este proceso lo ha llamado catequesis que significa “resonar”: el resonar de la Palabra de Dios en el corazón de quien aprende desde cero a vivir la vida cristiana. (…)»

Hoy en día en las sociedades post-cristianas como la nuestra, la mayoría de los bautizados no tienen conciencia suficiente del valor de su bautismo, y cuando vienen a la catequesis para completar el proceso de su iniciación cristiana (que se supone han comenzado en familia), pasan a ser catecúmenos pero sin haber experimentado previamente esa fascinación por Cristo ni la conversión a su persona. Por eso la catequesis hoy no es solo iniciación cristiana, como antaño, sino despertar religioso, provocación cristiana, y primer anuncio del Evangelio, que los pueda llevar, antes de aprender por aprender, a tener una experiencia gratificante de Dios y un deseo de convertirse a él.»

Manuel Mª Bru, Hablemos de catequesis a propósito del Bautismo de Jesús.
https://catequesis.archimadrid.es

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies